Staff médico novedades

Lo que necesitás saber

Novedades staff médico

Tu reloj biológico es más importante de lo que creés.

Todos tenemos alguna idea básica de eso que llamamos reloj biológico o ritmo circadiano, pero hasta hace poco no se conocía las incidencias sobre nuestra salud.

Todos los días se producen modificaciones a nuestro alrededor, las horas de luz en el día y la oscuridad de noche determinan ciclos, así como las distintas temperaturas. Estas variaciones que ocurren son denominadas “ciclos circadianos”. Nuestro cuerpo se adapta a estas variaciones que transcurren en un período de 24 horas y regula de forma precisa nuestros niveles de hormonas, el metabolismo, la temperatura corporal, el sueño y hasta nuestros comportamientos.

Las primeras investigaciones acerca de los ritmos circadianos iniciaron en 1729, cuando el matemático y astrónomo Jean Jacques d´Ortous de Mairanen experimentó con una planta que abría sus hojas durante el día y las cerraba de noche. Al ponerla en total oscuridad observó que la misma continuaba comportándose de la misma forma.

Sin embargo, no fue hasta el 2017 que tres científicos estadounidenses, galardonados con el Premio Nobel, descubrieron el funcionamiento de este reloj compuesto por más de 20.000 células nerviosas ubicadas en una región del cerebro. A través de la luz solar, este “reloj” averigua qué hora es y transmite esa información a todo el cuerpo.

 

¿Qué pasa si alteramos nuestro reloj biológico?

Los fines de semana se suelen alterar nuestros hábitos y nuestro ciclo se ve modificado, de la misma manera que cuando viajamos a un país con husos horarios distintos. Pero, según los investigadores, esto no traería grandes consecuencias, ya que el mayor inconveniente aparece cuando estas alteraciones son sostenidas, es decir, cuando habitualmente nos mantenemos despiertos por la noche y dormimos durante el día.

En varias investigaciones se demostró que aquellas personas que interrumpían este ciclo circadiano se encontraban con mayores probabilidades de padecer diabetes, obesidad, colesterol, enfermedades cardíacas y alteraciones en el estado de ánimo.

Por este motivo, si sos de las personas que suelen alterar su descanso más allá de los parámetros establecidos, te recomendamos que sigas un plan consciente de sueño y fortalezcas tus hábitos saludables para continuar con tu potencial.