TU MEJOR OPCIÓN

Siempre cerca, para cuidarte

La alternativa de salud que
estabas buscando

Un plan pensado para vos

Una cobertura al
alcance de todos

Queremos que te sientas bien

Novedades staff médico

Manos a las sobras

Diciembre 12 del 2018

Acompañan nuestra vida cotidiana, nos entretienen y comunican, nos ayudan a cocinar, a lavar, a limpiar y hasta a divertirnos. Los creemos imprescindibles y son nuestros favoritos hasta que llega uno nuevo, con funciones cada vez más inteligentes que atrapan nuestra atención y dejan a los otros obsoletos. Estamos hablando de los electrodomésticos y los aparatos tecnológicos, que mientras están en funcionamiento son una gran solución, pero que al momento de desecharlos se convierten en un gran problema. ¿Qué hacemos con estos artefactos cuando se convierten en desechos? Diversos aparatos electrónicos y eléctricos se encuentran tan internalizados en nuestra vida que casi no los percibimos, hasta el momento que pensamos en reemplazarlos, porque se rompió y no se consiguen repuestos para arreglarlos o porque resulta más económico sustituirlos que llevarlos a un servicio técnico. Su vida útil es cada vez más corta y cuando se transforman en chatarra es donde surge el problema de qué hacer con ellos. Desde grandes heladeras y lavarropas, hasta pequeños celulares o reproductores de música portátil, todos van a parar al contenedor de basura sin saber el daño que estamos produciendo, por no tomar conciencia de la contaminación que producen. Según estudios realizados en los últimos años, en Argentina se desechan más de 100.000 toneladas de residuos tecnológicos por año y los aparatos que llevan la delantera son los televisores y los complementos de computadora. Pero sin duda, quienes más presencia tienen en los rellenos sanitarios son los celulares, de los cuales se estima que se descartan por año unos 10 millones de los cuales un 30% termina en el basurero. Estas gigantescas cifras preocupan, debido a que dichos residuos poseen una serie de sustancias contaminantes, que si son mal manipuladas dañan profundamente el medio ambiente, sobre todo el agua. Plomo, mercurio, arsénico son los elementos más conocidos por sus consecuencias nocivas. JUNTOS PODEMOS SOLUCIONARLO No todo está perdido, aún podemos subsanar el problema, tomando conciencia y actuando consecuentemente, ya que la basura electrónica posee muchos materiales que pueden ser reciclados y reutilizados. Esto, no solo colaborará con la reducción de la acumulación y la  contaminación del ambiente, sino  que también permitirá achicar la producción de materia prima —fuertemente relacionada con la explotación minera para la obtención de algunos componentes— y de energía. Por eso, la clave para aminorar este inconveniente es realizar una correcta gestión de estos desechos, descartándolos inteligentemente, evitando que engrosen las montañas de los rellenos sanitarios. Existen en nuestro país ONG, organizaciones públicas, escuelas y hasta empresas privadas que recogen dichos elementos y les dan un tratamiento adecuado para su reutilización o reciclado, por lo que si queremos colaborar con nuestro planeta solo debemos contactarnos con alguna de ellas. COMO LA TECNOLOGÍA, LA SOLUCIÓN ESTÁ TAMBIÉN AL ALCANCE DE NUESTRAS MANOS.

Ampliar info >

Ternura en la enfermedad

Diciembre 5 del 2018

Todos hemos sentido ternura muchas veces, al observar una madre con su pequeño bebé en los brazos, un abuelo con su nieto compartiendo un juego, un cachorro intentando avanzar con pasos vacilantes, en muchas ocasiones se nos presentan imágenes que nos producen ternura, pero ¿qué es la ternura?. Es una actitud cariñosa y protectora hacia alguien, es una actitud que sugiere cuidado, protección, ayuda, donde alguien se siente o se muestra débil e indefenso y otro le brinda la fuerza y la protección con total desinterés y mucho cariño.      Para que un objeto o una persona nos enternezcan, deben ser básicamente cuidables, adorables, tiernos y cariñosos, deben producir sensación de indefensión. En el caso de un enfermo indefenso que necesita cuidado, esta ternura está relacionada con la capacidad del cuidador de sentir ternura, él recurrirá a sus propias experiencias y vivencia de ternura para replicarla con el enfermo. Gestos… Un enfermo es un ser impotente e indefenso desde el momento en que pierde su salud, cuando más invalidantes sean los procesos, mayor será la regresión, hasta llegar a requerir ayuda hasta para las tareas más sencillas. Solemos decir que “se vuelve como un niño” irritable, caprichoso, egocéntrico, pide contacto físico, atención, mimos y caricias, como si estuviera en un espacio diferente. Es en estos momentos cuando el lenguaje de los gestos se vuelve más fuerte, porque un abrazo, una sonrisa, una mirada comprensiva, una caricia, se vuelven la mejor forma de comunicación. De esta manera es como transmitiremos todo el apoyo, protección y cuidado que el enfermo necesita. La importancia del contacto físico se comprueba en los momentos de crisis o de emociones fuertes donde un fuerte y sentido abrazo puede neutralizar una fuerte angustia, compartiendo el sufrimiento y transmitiendo a la vez serenidad, paz y la sensación de no sentirse solo. Familia y ternura Es común escuchar que donde hay un enfermo, toda la familia enferma y esto puede dificultar el cuidado del enfermo o ser un impedimento para la recuperación. En la mayor cantidad de casos la familia es el mejor entorno para la recuperación, aunque podríamos decir que el entorno familiar puede representar el papel de verdugo o víctima ya que puede incrementar el sufrimiento del enfermo con reproches y quejas o convertirse en su contenedor escuchándolo y cubriendo sus exigencias. Una tercera y más sana opción es aquella en la que predomina la ternura. Esto se conseguirá favoreciendo un encuadre placentero, que libere las posibles tensiones y conflictos del paciente. Se logrará si el paciente se siente amado, aceptado y comprendido por el resto de la familia. Pequeños detalles cotidianos: Evitar los ruidos, el desorden, fomentando la limpieza, ayudando al enfermo a cumplir con las prescripciones médicas y adaptando los horarios si fuera necesario. Fomentar el contacto físico, abrazos, caricias, miradas tiernas, todo ayudará a mitigar el dolor. Todas estas actitudes ayudarán una atención integral del enfermo donde todos los involucrados en el proceso se sentirán reconfortados.         

Ampliar info >

Poner el cuerpo en movimiento

Noviembre 28 del 2018

Está comprobado que hacer deportes mejora la calidad de vida, el estado físico y la salud emocional; ayuda a olvidar preocupaciones y a relacionarse con personas de la misma edad. Las razones para comenzar a practicarlos, son muchas y la adolescencia es el mejor momento para sumarlo como un hábito saludable. Les presentamos algunas de ellas, ¡a tomar nota! Contribuye al mantenimiento de un buen estado general de salud: ayuda a estar bien y tener vitalidad, facilitando el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo. Conserva los valores de azúcar en sangre más equilibrados, al tiempo que fortalece los huesos y músculos, aumentando la fuerza y la resistencia. Ayuda a sostener un buen estado de ánimo: cualquier problema o contratiempo se enfrenta con una postura positiva. Practicar deportes con amigos genera momentos de esparcimiento y diversión Reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad: evita el sedentarismo y nos mantiene en un peso saludable. Eleva la capacidad de concentración y el rendimiento: ayuda a comprender el proceso para conseguir objetivos, incorporando los conceptos de aprendizaje, sacrificio y esfuerzo. Fomenta la socialización: los deportes en equipo favorecen el compañerismo y reducen la agresividad, aportando herramientas para comprender que hay que dejar de lado las individualidades y crecer junto a los demás. Permite divertirse en familia y pasarla bien: es una oportunidad de ocio sumamente saludable, un “punto de encuentro” para padres e hijos, hermanos, abuelos y tíos. Aumenta la autoestima: brinda mayor seguridad respecto al cuerpo que está cambiando. Algunos adolescentes pueden tener problemas de integración por sentirse demasiado altos, bajos, gordos o delgados. Estas apreciaciones pueden superarse cuando se sienten ágiles, con capacidad para controlar su cuerpo, seguros e integrados en la práctica de un deporte. Produce sensación de bienestar inmediato: gracias a la liberación de endorfinas, que son las hormonas que mejoran el humor, promueven la calma, reducen el dolor y contrarrestan los niveles elevados de adrenalina asociados a la ansiedad, entre otras funciones esenciales para la salud. Previene el sedentarismo y la inclinación por actividades de ocio pasivas: son muchas las alternativas que no suponen ningún tipo de actividad física ni motivación y que, realizadas de forma exclusiva, sin alternar con otras actividades, pueden dar lugar al desencadenamiento de problemas de salud. LOS PADRES, EL EJEMPLO. Los padres deben ser un modelo saludable a seguir por los hijos. Hacer ejercicio, mantenerse activos y planificar salidas familiares estimulantes, proporcionará encuentros intergeneracionales donde prime el afecto, el apego y se compartan experiencias. Para esto, es necesario que ayuden a sus hijos a descubrir una actividad que realmente les guste. Probar distintas opciones hará que elijan la más apropiada para su edad y condiciones. Todos los deportes son recomendables para los adolescentes. Lo importante es que sean constantes y que aprovechen al máximo sus beneficios. Como padres podemos orientarlos para que realicen la mejor elección. En primer lugar, tendremos que ayudarlos a analizar si sus preferencias son acordes con sus cualidades y su constitución corporal. El deporte que elijan no tiene que suponer sacrificios ni sufrimientos, debemos evitar inculcar el interés por “ser el primero o ser el ganador” porque el objetivo del ejercicio debe ser favorecer el desarrollo integral. ¡ALGUNAS RECOMENDACIONES! • Comenzar a hacer ejercicio de forma moderada, para ir aumentando luego la intensidad. • Hidratarse antes, durante y después del ejercicio. • Precalentar y elongar antes y después de hacer deportes.

Ampliar info >

CONTACTO

Para consultas sobre nuestros servicios, completá el formulario y adjuntá los archivos que consideres necesarios. Nos comunicaremos a la brevedad.

También podés contactarnos a través del 0810-888-STAFF (78233).